Clan del Trueno
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Río
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Viento
♂ 00 | ♀ 01
Clan de la Sombra
♂ 01 | ♀ 01
Clan del Cielo
♂ 00 | ♀ 00

Desvinculados
♂ 01 | ♀ 00
Últimos temas
» ||Eagleshop ◘ Taller de Firmas, Avatares y Hierba gatuna ◘||
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 7:01 pm

» ¡Buenas, soy nueva!
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 6:53 pm

» Sake | Ficha
por Zarpa de Puma Sáb Ago 05, 2017 4:51 pm

» Embarazos.
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:52 pm

» Cambios de Rango
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:15 pm

» Cambios de Nombre
por The Master Mar Ago 01, 2017 4:46 pm

» GreySmoke [FICHA] -En construcción-
por Greysmoke Lun Jul 31, 2017 4:47 am

Foro basado en Los Gatos Guerreros de Erin Hunter. El contenido de la guías ha sido sacado de la wikia en inglés de Warrior Cats y traducida por el STAFF. Los códigos utilizados han sido sacados de Savage Themes Tumblr y Nymphea. Agradecemos a Foroactivo y Savage Themes por sus tutoriales. Las imágenes han sido buscadas y editadas por Zarpa de Abedul. Foro creado por Blazesoul, Zarpa de Abedul y Silverhawk.

Sake | Ficha

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sake | Ficha

Mensaje por Sake el Lun Jul 31, 2017 2:51 am

FICHA DE SAKE.



Nombre del Personaje: Sake.

Lunas: Trece lunas.

Rango: Proscrito.

Clan: Ninguno.

Género: Masculino


DESCRIPCIONES





Descripción Física:
Gato de gran estatura, pelo largo y temiblemente denso y revuelto de color blancuzco excepto en las zonas matizadas de gris atrigrado oscuro, o sea, las cuatro patas, la cola y una especie de máscara sobre el rostro, al más puro estilo point. El puente de la nariz es rojizo y sobre este los dos ojos azules, umbríos y almendrados. Es delgado, incluso está bajo de peso aunque su extenso pelaje no lo deje ver. La nariz, las almohadillas y el interior de las orejas son rosados y los bigotes son unos cuantos negros y otros tantos blancos.


Personalidad:
Sake es un felino carismático, autosuficiente, astuto, valiente y resistente. Ha aprendido a vivir solo aunque sus dificultades tenga, es extrovertido, atrevido y hasta a veces coqueto. Está propenso a dar un particular aire pérfido pero a la vez seductivo. Él lo sabe, y no hace nada por ocultar esa faceta juguetona y pícara. Pero también es un gato violento. Él elige de quién fiarse a la primera o a quién saltarle encima a la primera. A veces acierta con el gato, a veces no. Es impulsivo, y le encanta. Puede aprovecharse de alguien de manera brusca y agresiva, o ser más bien sutil, que es su medida favorita. Es manipulador, y como Sake nunca se llevó bien con el rechazo, es obsesivo a niveles enfermizos, capaz de sentir la cantidad de fascinación necesaria como para hacer lo que sea por conseguir algo o a alguien para sosegar sus deseos más viscerales o meros caprichos momentáneos. Es vengativo pero aparenta ser capaz de perdonar. Aunque habría que tener cuidado: Sake puede ser muchas cosas, pero no voluble. No deja pasar las cosas sí como así, y la tensión acumulada en sus garras, fruto del odio que es incapaz de disolver, tendrá que liberarla, y él prefiere que sea con los culpables. Es un poco altanero, pero tiene un carisma brioso y fuerte antes que refinado o desdeñoso. Aunque él tenga sus propias inseguridades, y no sabe muy bien cómo guardarlas.

Historia:
Pequeño Oleaje nació durante la estación de la Hoja Verde cuando el río se había desbordado y había inundado la una parte del bosque. Pero a dos gatos le gustaba observar como el agua lamía las piedras en la orilla, y decidieron llamar a su hijo Pequeño Oleaje.

Pequeño Oleaje fue hijo único, y tuvo que enfrentarse a una infancia bastante solitaria, puesto que él era el único cachorro de la maternidad, luego lo acompañaron reinas que seguramente darían a luz luego de que él se volviera aprendiz. Algunas veces salió a jugar con los aprendices, pero luego dejó de hacerlo, porque había un par de ellos que cuando jugaban le pegaban muy fuerte.

Se volvió aprendiz a la seis lunas y empezó entrenar con un guerrero regular pero entusiasta llamado Humo Silente. Este guerrero tenía un hijo que era otro guerrero recién nombrado. Se llamaba Habichuela, y era bastante nervioso. Su mentor nunca se enteró, pero a Zarpa de Oleaje le gustaba asustarlo de vez en cuando, porque aunque era más joven que el guerrero, pronto creció hasta volverse más alto, y su largo pelo erizado solo atemorizaba más al pobre torturado.

Una vez que Zarpa de Oleaje se acercó al poblado de los Dos Patas, conoció a un minino casero llamado Taro. Taro era muy meloso, y de más o menos su edad. Zarpa de Oleaje intentó intimidarlo al igual que a Habichuela, pero este se portó bastante juguetón y a veces incluso brusco. A Zarpa de Oleaje le agradó esto. Dijo que volvería por la noche, porque Taro le dijo que le mostraría el interior de la casa de su Dos Patas, y el aprendiz tenía mucha curiosidad por esto. Así que volvió esa noche, y Taro encontró una forma de hacerlo regresar la noche siguiente a esa, y la siguiente.

A Zarpa de Oleaje le gustaba mucho Taro, una madrugada, despertó a su lado y ronroneando le dio varias lamidas entre sus orejas, en ese instante vio a un gato subido sobre la barda: ¡Habichuela!

Al encontrarse ambas miradas, el guerrero salió corriendo de ahí. Zarpa de Oleaje se se incorporó de un sobresalto, le dijo a Taro que tenía que irse, y corrió al campamento. Todo seguía igual. Al parecer su mentor le pidió a su hijo que fuera a buscarlo, y lo encontró... con Taro. Encontró a Habichuela hecho un ovillo en lo profundo de la guarida de los guerreros. Zarpa de Oleaje, carcomido por la ansiedad, se percató que el pequeño no había dicho palabra aún. Zarpa de Oleaje se sentó con más tranquilidad a su lado y se lamió la garras. Le dijo que si contaba algo de que se andaba viendo con un minino casero, lo mataría sin dudar.

Aunque había amenazado a Habichuela, algo mucho peor amenazaba a Zarpa de Oleaje: el miedo a que el pequeño guerrero contara la verdad. Poco a poco se fue corrompiendo por la ansiedad y la desesperación, y una vez para acentuar la amenaza que apaciguó al guerrero en primer lugar, lo llevó a un claro sin que nadie los viera y le propinó una paliza. No le hizo heridas mayores, pero Habichuela se había quedado en el suelo llorando. Zarpa de Oleaje lo dejó ahí solo. El pequeño guerrero llegó al campamento tras varias horas, temblando, y recibió un fuerte regaño por parte de los superiores del clan por desaparecer así como así. Y porque al preguntarle qué le había pasado, él se quedó callado. Mientras tanto, Zarpa de Oleaje compartía lenguas con sus compañeros de clan, aunque sin separar la mirada de la penosa escena.

Durante las siguiente lunas Zarpa de Oleaje siguió haciendo un infierno la vida de Habichuela. El pobre guerrero incluso había acabado varias veces en la guarida del curandero por colapsarse bajo ataques de angustia.

Zarpa de Oleaje siguió viéndose con Taro, pero con menos frecuencia. Taro percibió algo siniestro en él, y preguntó que estaba pasando. Ante una reacción violenta de parte del aprendiz, ambos acabaron en una discusión. Aunque al final Zarpa de Oleaje cedió, y confesó todo, excepto por supuesto, la parte del acoso a Habichuela. Taro le hizo una propuesta interesante:

"¡Vente a vivir conmigo!"

Anonadado, el aprendiz se quedó viendo el suelo un momento, luego le dijo que lo pensaría. Ante esta respuesta, Taro se vio menos animado, como preocupado. Siguió hablando sobre la vida fascinante de un minino casero, y que su dueño lo querría a él también. Le dijo que era divertido jugar con su Dos Patas.Porque aunque Taro no entendiera todo lo que decía su Dos Patas, sabía que su dueño quería un gato llamado así. Zarpa de Oleaje ronroneó, y se fue de ahí, pensativo.

Tras algunos días, el aprendiz decidió irse a vivir con Taro. En su clan no vivía más que la ansiedad de que lo descubrieran. Nunca había sentida nada por su mentor. Ni por su padre. Ni por su madre. Una mañana, salió a buscar a Habichuela.

Lo encontró a la orilla de un pequeño charco, bebiendo.

"Pequeño, te vengo a dar una noticia ~.

Habichuela se giró de golpe para encontrarse con la sonrisa satisfecha del gato blanco y gris que lo había estado acosando. Presa del pánico, salió corriendo de ahí, tan rápido como sus patas le permitieron. Consternado, Zarpa de Oleaje lo siguió a través del bosque, gritando su nombre con fuerza, pero el guerrero no se detuvo, iba tan rápido que seguro no miraba a dónde ir. No miraba nada. Ni vio cómo se acercaba a la siniestra línea del Sendero Atronador. Y al pequeño asustadizo lo devoró un monstruo que pasó raudo y no se detuvo ni un segundo, dejando un cuerpo maltrecho y ensangrentado en el asfalto.

Zarpa de Oleaje se detuvo, jadeando, mirando con los ojos como platos a lo que quedaba de Habichuela. ¿No se esperaba esa reacción, tal vez? Seguro el guerrero tenía miedo de que le hiciera lo que hizo en el claro hace ya casi una luna. ¿O lo había hecho a propósito? El aprendiz sintió una incomodidad debajo de su pelo, y con una última mueca de repugnancia fue a buscar a alguien.

Esa noche se veló por Habichuela. Humo Silente no se separó durante varias horas del cuerpo de su hijo, que había sido cubierto con hierbas para no dejar ver su cuerpo deforme. Un guerrero vio con desaprobación a Zarpa de Oleaje, que se encontraba dormitando en su guarida, y le dijo que fuera a intentar consolar a su mentor. Con molestia, el joven obedeció y se tumbó al lado de su mentor. Hablaron durante largo rato, hasta que empezaron a hablar de Habichuela. Zarpa de Oleaje rasgó la tierra debajo de sí, y no pudo evitar gruñir entre dientes la palabra cobarde. Humo Silente se estremeció, aunque no dijo nada, y espero a que el joven se fuera a dormir. Y este no se percató de la mirada indescifrable que le dedicó su mentor a sus espaldas.

Al día siguiente no entrenaron. Pero al siguiente, cuando fue a buscar a Zarpa de Oleaje, no lo encontró. Los gatos del clan comenzaron a buscarlo, y nadie lo encontró. Al cuarto amanecer desde la muerte de Habichuela, un guerrero reportó haber visto a Zarpa de Oleaje en una casa de Dos Patas, al lado de un minino casero.

Se empezó a llamar Sake. Zarpa de Oleaje había dejado la vida de clan atrás para dedicarse ahora a frotarse en las piernas de un Dos Patas que le había empezado a llamar así. A Sake le parecía asqueroso todos esos ademanes cariñosos que había tenido que hacer para que el Dos Patas se lo quedara, pero Taro lo había logrado apaciguar amorosamente.

No supo cuánto tiempo vivió así, pero todo había parecido un sueño. Un sueño en el que el tiempo no importaba. Ya no tenía que seguir líderes ni un código guerrero estúpido. Sake se sintió feliz.

Una madrugada encontró a Taro muerto en el jardín.

Tenía la herida de un par de colmillos en el cuello. El hermoso blanco de su pelaje ahora era carmín. Lo habían asesinado. Y al olfatear entre su pelo, Sake pudo identificar un aroma: Humo Silente. El guerrero lo había matado haciendo honor del sigilo que le había dado su nombre. Cuando Sake se tumbó a su lado, desorientado y confuso, pudo percibir que el cuerpo de Taro seguía tibio. Eso significaba... que Humo Silente seguía ahí cerca.

Sake se incorporó, le dio un par de lamidas a la mejilla del minino casero inerte y salió corriendo de ahí. Se subió a una azotea y olfateó, y al cabo de unos segundos pudo percibir el aroma de su antiguo mentor. Sake lo siguió y fue guiado hasta el linde del bosque. Ahí, sentado sobre una piedra, el guerrero gris estaba sentado pulcramente, lavándose las manchas de sangre al lado de su hocico.

"¿Te ha gustado lo que te dejé en tu jardín?"

Sake se quedó sin aliento. Ya no veía la misma sanidad que siempre lucía en los ojos de su mentor. Ahora sus ojos eran opacos, siniestros. Al cabo había vengado la muerte de su hijo. Había investigado y descubierto el acoso que Zarpa de Oleaje le había hecho a Habichuela, y que lo había llevado a lanzarse al sendero atronador. Sake desenfundó las garras y con un chillido lleno de dolor e ira, se lanzó sobre Humo Silente.

La patrulla del alba encontró el cuerpo de Humo Silente, con la garganta abierta y una sonrisa en la cara.

Otros:
avatar
Mensajes : 1
Fecha de inscripción : 24/07/2017

Volver arriba Ir abajo

Re: Sake | Ficha

Mensaje por Zarpa de Puma el Sáb Ago 05, 2017 4:51 pm

Ficha aceptada


#eda1a1
avatar
Aprendiz : -
Mentor : -
Nombre/s Anteriores : Pequeña Puma
Nombre/s a Continuación : -
Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 15/01/2016
Localización : Bosque
Humor : Dance with the kitty

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.