Clan del Trueno
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Río
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Viento
♂ 00 | ♀ 01
Clan de la Sombra
♂ 01 | ♀ 01
Clan del Cielo
♂ 00 | ♀ 00

Desvinculados
♂ 01 | ♀ 00
Últimos temas
» ||Eagleshop ◘ Taller de Firmas, Avatares y Hierba gatuna ◘||
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 7:01 pm

» ¡Buenas, soy nueva!
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 6:53 pm

» Sake | Ficha
por Zarpa de Puma Sáb Ago 05, 2017 4:51 pm

» Embarazos.
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:52 pm

» Cambios de Rango
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:15 pm

» Cambios de Nombre
por The Master Mar Ago 01, 2017 4:46 pm

» GreySmoke [FICHA] -En construcción-
por Greysmoke Lun Jul 31, 2017 4:47 am

Foro basado en Los Gatos Guerreros de Erin Hunter. El contenido de la guías ha sido sacado de la wikia en inglés de Warrior Cats y traducida por el STAFF. Los códigos utilizados han sido sacados de Savage Themes Tumblr y Nymphea. Agradecemos a Foroactivo y Savage Themes por sus tutoriales. Las imágenes han sido buscadas y editadas por Zarpa de Abedul. Foro creado por Blazesoul, Zarpa de Abedul y Silverhawk.

"No necesitas de mis hierbas para esto..." [Priv. Lágrima Plateada]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"No necesitas de mis hierbas para esto..." [Priv. Lágrima Plateada]

Mensaje por Leopardshade el Jue Mar 31, 2016 8:27 pm

Créeme, Pequeña Búho, con éste ungüento tus almohadillas quedarán como nuevas, tienen un toque especial. —una gata manchada le guiña un ojo a la pequeña aprendiza rojiza— Más tarde pasaré por la Maternidad para ver cómo siguen tu madre y hermanos. Sólo...prométeme que no volverás a aventurarte entre las zarzas...A menos que quieras parecerte a un puercoespín, claro está.


¿De verdad, Sombra de Leopardo?— Suelta un chillido sumamente asombrado la acompañante.

Por supuesto mi niña. Ahora ve, estoy segura que te está esperando la cena.


La bola de pelos de patas cortas da un saltito de alegría, hasta pareciendo que el dolor de su almohadilla lastimada fuera inexistente. Por supuesto que para el segundo movimiento, aterriza graciosamente, el único indicio de molestia siendo la mueca adolorida disimulada, aunque sumamente clara para la curandera.

Seguramente al día siguiente iba a necesitar una nueva dosis de milenrama y gaulteria. Ya se sabe cómo son los gatitos. Así había conseguido Pequeña Búho hacerse de varias espinas en ambas patas, al irse de emocionada y altanera entre las zarzas.

Sombra de Leopardo ve desaparecer a la jovencita y se dispone a acomodar cada hueso de su columna vertebral perezosamente, tomándose su tiempo, al igual que abrir sus fauces en un enorme bostezo, mostrando unos largos colmillos. A pesar que para lo único que servían actualmente, era para desgarrar la carne de algún conejo, ratón o cualquier presa que rondase por allí. O mascar alguna hoja para transformarla en pulpa. La gata negra y melada manchada suelta un suspiro al finalizar su pequeño ejercicio de relajación, para dedicarse a alisar su corto y brillante pelaje, gustando de mantenerlo así.

No pasa mucho tiempo hasta que la curandera se queda sin actividad de mantenimiento corporal, puesto que afortunadamente, podía darse el lujo de vagar tanto fuera como dentro de su guarida sin tener que preocuparse por si alguno de los gatos bajo su cuidado se recuperaría de las enfermedades y pestes fatales tan abundantes durante la Estación Sin Hojas. Había sido difícil. Muy difícil. Pero su clan, el Clan del Viento, resistió como debía ser, ya que no eran un grupo de simples gatos mimados...  

Soltando un suspiro alegre, se decide a voltearse y repasar las reservas de hierbas medicinales. Aprovechando el crecimiento de cada una en ésta nueva etapa, entre ella, su aprendiza Zarpa Neblinosa, y algún que otro aprendiz o guerrero que la acompañase, lograron reabastecerse.

Milenrama. Bien.
Raíces. A montones.
Menta Acuática...¿¡Menta acuática!?


Agh, no puede ser. Una y otra vez había contado la cantidad que tenía en inventario de dicha hierba, mas con el pasar de los días, ésta parecía ir en alarmante disminución. Al parecer, alguien había tomado el gusto sobre éste espécimen en particular...Gruñendo por lo bajo, se decide a ocultar lo que restaba en un sector recóndito de su cueva, en un hueco ubicado justo detrás de su nido. Si habría algo que no permitiría, es que algún travieso/traviesa gato o gata tomara como juego ocultar sus preciadas hierbas. Mascullando palabras absolutamente inaudibles, Sombra de Leopardo sale de la guarida.

La Luna estaba a mitad de camino en el Manto Plateado, por lo que al observar el cielo, se apreciaban tonalidades azules marinas y anaranjadas rojizas. Los primeros guerreros del Clan Estelar salieron a cazar lentamente, resplandeciendo en lo alto. El canto de los pájaros y demás animales del bosque parecían callar, buscando seguramente refugio a los depredadores nocturnos. La felina manchada saluda a los gatos celestiales con una leve inclinación de cabeza a ellos, para dirigirse luego hacia la pila de carne fresca, tomando un pequeño ratón entre sus dientes. Estaba decidida a relajarse y disfrutar su alimento en soledad, por lo que trota hacia una roca solitaria en uno de los puntos más tranquilos del Campamento.

Recostándose y brindándole el primer mordisco a su presa, Sombra de Leopardo siente el viento acariciar su pelaje suavemente. Mueve los bigotes divertida, finalmente dejando atrás el arrebato de enojo anterior, dando paso a la idea que no podría sentirse más feliz en aquél momento.
avatar
Aprendiz : Zarpa Neblinosa
Mentor : Vuelo de Tordo
Nombre/s Anteriores : Ember || Leopardpaw
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 11/03/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: "No necesitas de mis hierbas para esto..." [Priv. Lágrima Plateada]

Mensaje por Lágrima Plateada el Sáb Abr 02, 2016 8:00 pm

-Mira cómo llora, ¡a menos que estés sudando por los ojos, bizca!-Bufó una cachorrita color negro.

Otro cachorro con una sonrisa maligna se adelantó unos pasos. Asintió despacio y luego se dirigió a mí. Estaba asustada. Mis bigotes temblaban. Retrocedí, pero fue absurdo, porque mi hermana fue por detrás y me empujó hacia adelante. La oscuridad de sus pelajes y la frialdad de sus miradas me asustó y solté un chillido.

Mamá no estaba. No pdía saber lo que estaba pasando. El terror me envolvió. Dilaté mi mirada y no oi nada más hasta que mi hermana volvió a acercarse con paso recto. Sacudió su cola con desdén y, antes de hablar, le sonrió a Tulipán.

-Tan solo eres una débil.-Me murmuró al oído y, acto seguido, me lanzó un zarpazo a la cara.

...

¡Agh! La gata blanquecina despertó de un salto, aún con el recuerdo de las zarpas de su hermano en su rostró. Respiró agitada, jadeando. Las miradas de otros dos gatos que descansaban en la guarida se clavaron en ella amenazadoramente. Pero nadie se animó a quejarse de su lugarteniente.

Lágrima Plateada suspiró. Su respiración todavía no era regular. Se levantó temblando y salió de la guarida. En el claro, sintió que todas las miradas de los demás se le clavaban como la de su hermano Cuervo. Dio un paso hacia atrás, mareada, y tropezó contra la curandera del clan.

Abrió los ojos de la sorpresa, pero ni siquiera reaccionó para disculparse. Había palidecido y su corazón estaba agitado. La miró asustada, como una indefenza cachorra. "Esa no es la pose que debes demostrar...eres la lugarteniente de un clan." A pesar de su pensamiento, siguió temblando. ¿Qué diría Sombra de Leopardo al verla en ese estado?
avatar
Mensajes : 31
Fecha de inscripción : 15/03/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: "No necesitas de mis hierbas para esto..." [Priv. Lágrima Plateada]

Mensaje por Leopardshade el Dom Abr 03, 2016 12:17 am

Sombra de Leopardo estaba tan ensimismada entre sus pensamientos y su ratón, que al sentir peso repentino en su flanco la espanta de manera sobreactuada, incluso provocando que dejase caer al suelo el bocado que andaba masticando. El pelaje de la curandera se eriza por todo su lomo, y al hablar lo hace con una tonalidad agresiva, la cual realmente no hubiese utilizado en circunstancias normales. De por sí, no sufrió daño alguno mas que a su propia integridad. Pero eso no le impide a la curandera voltear y enfrentarse al gato o gata atrevida, para ponerlo en su lugar, sin fijarse en quién era.

¡Por el Clan Estelar! ¿acaso no tienes ojos para ver por dónde vas? Aquí estoy intentando disfrutar mi cena y tú-


Por supuesto. Calla al momento en que ve a la mismísima lugarteniente en el lugar que lógicamente estaría el felino que la había tocado. ¡Eso le pasa por andar en cualquier mundo!

Yo...Ah...Lo siento, Lágrima Plateada. Realmente no he pensado lo que dije. Es que me has tomado por sorpresa. — Maulla la gata moteada, bajando la cabeza a modo de disculpa, pegando ambas orejas contra el cráneo y metiendo la cola entre las patas. Era extraño que se comportase de esa manera, pero había faltado el respeto a su superior y...

Un segundo.

Finalmente cierra la boca y se detiene a observar lo que estaba sucediendo. A pesar de la explosiva respuesta de Sombra de Leopardo, la contraria parecía estar absorta en sus propios pensamientos. Esos ojos dilatados, esa postura y el silencio la delataban. Es como si la situación hubiese sido a la inversa. Además, conocía muy bien esa actitud, puesto que ella misma la había tomado practicamente cada día de su vida en lo que era cachorra, antes y poco despues de introducirse a la vida en los clanes. Apoyando una pata tras la otra hasta quedar nuevamente de pie, se acerca a la lugarteniente. El ratón, olvidado completamente. La expresión era de terror puro. Y si no hacía algo pronto, Lágrima Plateada quedaría estancada en ella. Ya algunos gatos, al menos los que estaban despiertos, comenzaron a girar cabezas hacia el alboroto. No podía permitirse dejarlos verla en dicho estado.

Con delicadeza y cariño mezclados, le ofrece una lamida entre las orejas a la felina, y muy lentamente, la direcciona directamente a su guarida, posando su cola en el lomo de su compañera, apegándose a ella por si en algún momento le fallaba sus patas.

Ven cariño, lo que menos necesitas es que los gatos te miren. Sígueme sin decir palabra.—Murmura a su oido, para agregar en voz más alta como para que todo el mundo la escuche.— ¡Por supuesto que siempre tendré un momento para tí, Lágrima Plateada! Aunque me debes un ratón por incitarme a abandonar el mío. —Se rie, un tanto forzada, pero la charlatanería sirvió para alejar las cabezas de ellas.

Con toda la paciencia del mundo, ambas finalmente llegan a la guarida de Curanderos. Asomando primero la cabeza, entrecierra los ojos buscando a su aprendiza en el semi-oscuro y cerrado lugar. Zarpa Neblinosa no parecía encontrarse en el interior, lo cual fue un alivio para Sombra de Leopardo, quien había pedido al Clan Estelar ayuda para evitar interrupciones. Empujandola con el hocico, traslada a la lugarteniente directo a uno de los nidos que siempre tenían preparados en caso de que algún miembro del Clan requiriese de sus servicios.

No atreviéndose a mirarla, la curandera deja a la lugarteniente sola por un momento, solo retirándose para buscar algo en particular en particular.

Dónde estás...Dónde estás...—murmura, olisqueando entre su inventario de hierbas medicinales, hasta que da con la medicina correcta. — ¡Ahá! — Satisfecha, toma lo único que necesitaba para ese momento. Volviendo junto a Lágrima Plateada, llevando consigo una hoja, en cuyo interior de encontraban unas pequeñas semillas negras, algunas de color melado. Deja una de ellas frente a la blancuzca — Ten. Es una semilla de Amapola. Ayudará para calmarte. Tal vez sientas la necesidad de dormir también...Puedes hacerlo, si así lo deseas...Nadie te molestará, me aseguraré de ello.— la gata moteada toma su lugar a un lado de la contraria, acomodándose lo mejor que puede. Le ofrece una cálida sonrisa y un suave ronroneo — Yo estaré aquí, junto a tí. Si deseas hablar o no, queda en tí...Solo recuerda que es verdad que me tienes para cuando me necesites. Después de todo, cada gato del Clan del Viento es como mi cachorro: juré ante el Clan Estelar cuidarlos a todos, así se me vaya la vida en ello. Ahora dedícate a tí misma...

Sombra de Leopardo no puede evitar mirar al vacío, y contener en sus ojos un océano de melancolía antes de finalizar su palabrerío.

Sé cómo se ve un gato que guarda mucho dolor dentro suyo...
avatar
Aprendiz : Zarpa Neblinosa
Mentor : Vuelo de Tordo
Nombre/s Anteriores : Ember || Leopardpaw
Mensajes : 10
Fecha de inscripción : 11/03/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: "No necesitas de mis hierbas para esto..." [Priv. Lágrima Plateada]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.