Clan del Trueno
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Río
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Viento
♂ 00 | ♀ 01
Clan de la Sombra
♂ 01 | ♀ 01
Clan del Cielo
♂ 00 | ♀ 00

Desvinculados
♂ 01 | ♀ 00
Últimos temas
» ||Eagleshop ◘ Taller de Firmas, Avatares y Hierba gatuna ◘||
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 7:01 pm

» ¡Buenas, soy nueva!
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 6:53 pm

» Sake | Ficha
por Zarpa de Puma Sáb Ago 05, 2017 4:51 pm

» Embarazos.
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:52 pm

» Cambios de Rango
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:15 pm

» Cambios de Nombre
por The Master Mar Ago 01, 2017 4:46 pm

» GreySmoke [FICHA] -En construcción-
por Greysmoke Lun Jul 31, 2017 4:47 am

Foro basado en Los Gatos Guerreros de Erin Hunter. El contenido de la guías ha sido sacado de la wikia en inglés de Warrior Cats y traducida por el STAFF. Los códigos utilizados han sido sacados de Savage Themes Tumblr y Nymphea. Agradecemos a Foroactivo y Savage Themes por sus tutoriales. Las imágenes han sido buscadas y editadas por Zarpa de Abedul. Foro creado por Blazesoul, Zarpa de Abedul y Silverhawk.

Aquel lugar que solía conocer [Nébula, Eaglestar]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Aquel lugar que solía conocer [Nébula, Eaglestar]

Mensaje por Trigo el Dom Mar 20, 2016 2:24 pm

Se había visto obligado a permanecer varios días en el poblado, casi todo el tiempo durmiendo a la fresca sombra de un escondite o buscando comida. Recuperó algo de peso, pero ahora estaba obligado a recorrer de nuevo el mismo camino.

Iba al territorio de su antiguo clan. No sabía  muy bien qué hacer una vez ahí. No sentía que le interesaba a esos gatos. ¿Lo habían intentado buscar, siquiera? Al pensar en esto sentía una cólera irremediable seguida de pesadumbre. Echaba de menos a Zarpa Lluviosa. Pero todo ese tiempo sintió que aquellos gatos más importantes en su vida ya no se acordaban de él, y ya no les importaba.

Fue con la cabeza gacha casi todo el camino. Tardó un par días en llegar. Por fortuna, no se había topado con ningún sujeto directamente durante todo el trayecto.

Llegó ya pasando el medio día. Se encontraba del lado de la frontera del Clan del Trueno, a pocas colas del puente de los Dos Patas. Suspiró. Tal vez no estaba listo. Tal vez no valía la pena. Recordó cómo había desaparecido. Y de pronto sintió hambre.
avatar
Aprendiz : Zarpa de Aprendiz
Mentor : Aquel burrito...
Nombre/s Anteriores : Zarpa de Junco
Nombre/s a Continuación : Pan
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 20/02/2016
Localización : Mariconalandia.
Humor : I'm da trashbag

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquel lugar que solía conocer [Nébula, Eaglestar]

Mensaje por Nebula el Mar Mar 22, 2016 9:58 am

-¡Por aquí, Nebula!
El aludido frenó de golpe para dar un giro brusco, esquivando por muy poco un escobazo del Dos Patas que casi le hizo soltar el lomo de salmón, y corrió en pos de Mora, el gato gris y blanco que le había ayudado a colarse en aquella pescadería. Con aquel Dos Patas gritándoles por detrás siguió a una cola de distancia a su acompañante hasta que salieron de aquel territorio y se internaron en el bosque.

Sin decirse palabra, corrieron hasta que llegaron a un puente y se refugiaron debajo del mismo, cerca de las aguas, para coger algo de aire. Ambos soltaron las dos piezas de salmón y se relamieron los bigotes disfrutando de lo que pronto iban a saborear, cuando encontraran un lugar algo más seguro.
-Agh... Creo que me estoy haciendo viejo para estas cosas...-comentó el negro mientras se estiraba.
-¿En serio?-rió el otro-. Te recuerdo que no ha sido a ti a quien le han pisado la cola.
-Eso te pasa por idiota.
-Perdona, ¿qué me has llamado?-inquirió Mora con media sonrisa y acercándose a Nebula.
-Oh, disculpa si tu... Eh, ¡eh!
Nebula se quedó mirando como un imbécil cómo el gato gris y blanco cogía los dos lomos de salmón y huía bosque adentro.
-¡Vuelve aquí, pedazo de... feto de zorro!-gritó saliendo de debajo del puente.

Podría haberlo seguido; tenía hambre y consideraba que se había esforzado mucho al haber conseguido esa comida. Pero la fuerza mayor de la vagancia y el cansancio que llevaba acumulado de ya varios días se lo impidieron. Se sentó en la hierba, mirando aún por donde el otro se había marchado, y tras mascullar un par de maldiciones se levantó otra vez. Ya se encargaría en otro momento de partirle alguna pata a aquel gato.
Ahora bien; podría estar otra vez un día entero sin probar bocado de nada, pero tenía antojo de pescado. El problema era el siguiente: no podía volver al poblado de los Dos Patas a robar porque estarían todos más alerta ante cualquier gato que se paseara por allí. Pero tampoco sabía pescar. Se acercó al río y observó los grandes peces que nadaban despreocupadamente. Intentó coger alguno de un zarpazo con un éxito maravillosamente nulo. Agachó las orejas, molesto por su fracaso, pero en seguida las alzó al notar que alguien se acercaba. Se giró y descubrió a un escuálido gato, mucho más joven que él, acercarse penosamente. Entonces se le ocurrió una idea. Se acercó alegremente al desconocido con gestos amistosos.

-Hey, pequeño amigo-comenzó-. Tienes cara de hambre y me gustaría preguntarte una cosa: ¿qué te parecería devorar un fresco y jugoso pez de río a estas horas en las que tanto calienta el sol? Claro que-rió-, para ello, tendrías que pescarlo... ¿Te ves capaz de realizar tal hazaña?
avatar
Nombre/s Anteriores : alubeN
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 18/02/2016
Edad : 19
Localización : Aquí, allí y donde me de la gana ~
Humor : Purrfect ~ (?)

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquel lugar que solía conocer [Nébula, Eaglestar]

Mensaje por Eaglestar el Mar Mar 29, 2016 12:56 pm

No quiero escuchar ni una palabra más, Zarpa de Tigre. Bien sabes que todos tenemos responsabilidades dentro del Clan y tú al igual que yo, debemos aprovechar ésta época para ayudar a recuperar el peso a todos nuestros compañeros.


¡Pero Estrella de Águila, ya estuvimos recorriendo ayer todo el territorio en búsqueda de un simple cuervo!


Ah, sí. —"No me lo recuerdes." musita fuera del campo auditivo del aprendiz— No es excusa. Así no nos guste, debemos cumplir con nuestro deber. Lo único que no deberías hacer es arriesgar tu vida por un capricho. Además, de paso estamos haciendo dos cosas al mismo tiempo, patrullar y cazar. Ya le encontraremos la diversión, ¡no te preocupes!— Finaliza con una sonrisa, intentando sonar lo más alegre que puede.

Está bien...

Y allí termina la conversación. Pero el pequeño gato de no más de ocho lunas que acompañaba a la líder no parecía muy convencido, especialmente por el ruido que hacían sus patas al arrastrarse contra el frondoso suelo del bosque. Agradecía al Clan Estelar por renovar la actividad de flora y fauna durante ésta bendita época de Estación de Hoja Nueva, mas no era lo más conveniente si pretendían atrapar presa alguna, con el atronador ruido que producía el aprendiz atigrado. Para su desgracia, la penuria por la que estaba pasando era un castigo bien merecido, pues había regresado en medio de la noche anterior al Campamento con una patrulla del Clan del Viento, quienes relataron lo habían encontrado traspasando los límites mientras perseguía un conejo. Muy interiormente se impresionaba por las habilidades de un gato tan joven, pero tanto su mentor, Corriente Nocturna, como ella, estuvieron de acuerdo con el castigo: mantenerlo ocupado cumpliendo con cualquier cosa que los Veteranos requirieran.

La líder no estaba allí porque disfrutaba de andarse paseando por cada rincón del territorio o sentada horas a orillas del río, si no que aprovechaba la oportunidad para brindar algo de compañía indirecta y además vigilar por aromas. Le informó una de sus patrullas que habían captado rastros de un zorro, por lo que no permitiría que éste sea un problema para su Clan; si pretendía hacer una madriguera en las cercanías, estaba muy equivocado.

Pero ninguna responsabilidad les impedía ir como ratones, silenciosos, alertas. Estrella de Águila sabía que era muy improbable encontrar el ave negruzca en ésta zona del territorio, por lo que se atrevió a romper un poco el hielo y darle ánimos al pequeño macho.

Deteniéndose bruscamente, la frondosa atigrada amarronada se coloca de un salto frente al sorprendido compañero.

Por favor, no tenemos que hacer de ésto un martirio. Y honestamente, tengo hambre. —como para acompañar las palabras, se escucha un rugido proveniente de su estómago, provocando que la felina carraspee un tanto avergonzada, mas alegre de ver una divertida sonrisa y bigotes danzantes en Zarpa de Tigre. Agitando su pelaje y moviendo el rabo de un lado a otro, prosigue.— Tenemos que aprovechar, ¿no te parece?. Propongo un juego. El primero que llegue al río, justo del lado del puente de los Dos Patas, se gana el derecho de cazar su alimento. El perdedor debe esperar a que termine antes de poder hacer algo. ¿Listo?

No necesitó decir más, pues los ambarinos orbes del aprendiz se fijaron al frente, y pudo notar como sus músculos se tensaron. Soltando un suspiro aliviado, Estrella de Águila toma la misma posición. Estaba decidida a darle carrera, mas dejándole ganar. Medía más del doble que el aprendiz, y éste hacía apenas una luna que comenzó con su entrenamiento; mas en su corazón no podía permitirse ver a cualquiera de los gatos de su Clan sufrir, al menos no hasta que aprendan la lección.

Bien pequeñín. Uno...Dos...¡Tres!

Para sorpresa de Estrella de Águila, tuvo que esforzarse un poco para mantenerse adelantada al anaranjado. ¡Que guerrero sería al crecer! Se ríe a sus adentros. Le había extrañado que un aprendiz recientemente nombrado de su Clan pudiese pisarle los talones a los rápidos conejos, pero Zarpa de Tigre acababa de probarle que los imposibles no existen hasta que demuestren lo contrario.

Como juró en silencio para sí misma, imitó tropezar antes de llegar a la meta, plantándose al suelo de bruces teatralmente mientras el aprendiz la pasa, tocando con una pata triunfalmente la orilla del río. Voltea a verla, y ambos echan a reir a carcajadas

Al...parecer...Nuestra suprema líder necesita un par de...alas nuevas.— Maulla el gato con fingida altanería y jadeante, mas ayudando a Estrella de Águila a incorporarse.

No me provoques, Zarpa d-de Tigre....Uff...O terminarás una luna quitándole garrapatas y pulgas a todo el Clan.— Responde la atigrada, propinándole un golpecito en los omóplatos del jovencito insolente con su cola.

Fiel a las reglas de la carrera, Zarpa de Tigre no tarda en cazar una trucha para hacerse de ella un delicioso almuerzo mientras la líder observaba alrededor. El río se encontraba tranquilo durante aquél día. El astro sol se reflejaba en su superficie, brindándole calidez a cada fibra del paisaje. Una brisa perezosa les revolvía el pelaje. Al parecer, tanto aprendiz como líder se sentían con la misma tranquilidad al aspirar el dulce y puro aire que les llegaba hasta las fosas nasales.

Fue en ese momento cuando un rastro particular erizó cada sector del pelaje en su lomo. Parándose, pues se había echado perezosamente en el suelo, fija sus ojos esmeralda en el lugar al que llevaba ese hedor.

Sisea por lo bajo para llamar la atención de su acompañante, quien tan ensimismado estaba con su presa, que no se había percatado de la llegada de dos gatos extraños, notoriamente ajenos a los gatos del Clan. Ambos del tamaño de Zarpa de Tigre, sumamente delgados a comparación, uno absolutamente negro y el otro escuálido melado atigrado. El aprendiz se adelanta, y Estrella de Águila debe seguirle.

La trucha queda abandonada.

¿Quiénes se creían aquellos gatos, adentrándose en el territorio del Clan del Río, y además acercándose a su fuente de alimento para tomar pescado sin permiso?

Por un momento, la líder se vió tentada a darle algo al gato melado, pues con cada paso que daba, más notaba cada músculo de su cuerpo. Pero...¿Quién le aseguraba que una vez que lo hiciera, no volvería por más?

Sacándose las ideas de la cabeza, suelta un amenazador bufido a los intrusos, plantándose a pocos saltos de conejo de ellos, marcando el límite también al aprendiz. 

¡Oigan, ustedes! Están dentro del territorio del Clan del Río, y por lo tanto, la caza está absolutamente prohibida. — Maulla la gran gata con autoridad, arrugando el hocico e inflando el pecho, buscando parecer de mayor tamaño al que ya de por sí poseía. Honestamente, no tenía la más mínima intención de iniciar una pelea, pero solitarios son solitarios. — No quiero problemas. — finaliza, bajando levemente la guardia y sentándose en el suelo -a diferencia de Zarpa de Tigre, quién seguía en silencio, manteniendo una imitación perfecta a la posición que había adoptado Estrella de Águila.

¿Quiénes son ustedes y qué buscan aquí?— Sabía que la última pregunta era obvia, pero no se lanzaría como un gato del Clan de la Sombra, ciegamente a perseguir extraños.
avatar
Aprendiz : ----
Mentor : Piedra Enlodada
Nombre/s Anteriores : Eaglekit/•/Eaglepaw/•/EagleSong
Nombre/s a Continuación : ----
Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquel lugar que solía conocer [Nébula, Eaglestar]

Mensaje por Trigo el Sáb Abr 02, 2016 9:25 pm

Se acercó poco a poco a la orilla del río, y vio el agua transcurrir sin cuidado. Lanzó una mirada a la otra orilla. Bien... ésta es mi última oportunidad...

De pronto, un aroma ajeno a cualquiera que conociese chocó contra su nariz. Sus orejas se crisparon al escuchar el sonido de pisadas acercándose, pero no separó su mirada del cauce. No hasta que escuchó una voz a su lado.

Trigo cerró sus ojos, irritado. Su reacción hubiera sido muy diferente si el otro se tratara de un gato de un clan, como... el Clan del Río. Por su aroma sabía que ni siquiera pertenecía, pero no importaba en todo caso, pues tan pronto comprendió sus palabras  se giró a verlo con un brillo de interés y hasta curiosidad.

Se trataba, pues, de un macho de pelaje negro. Sonrió, seguro estaba tan hambriento como él, y con lo que dijo empezó a salivar. ¡Hace tanto no comía un pescado fresco!

Mhj ¿Asaña? ¡Eso podría hacerlo con los ojos cerrados! —maulló el gato, con una tonalidad altiva y altanera, levantando su cabeza mientras su sonrisa se ampliaba. Sosegó un poco al escuchar un rugido de su estómago. Emitiendo un leve gruñido, se agitó para intentar disimular y dio algunas pasos por la orilla. No sabía por qué de pronto le entraron una enormes ganas de entrar al río a nadar, e intentar atrapar algo pero entonces recordó, que lo poco que había sido aprendiz del Clan del Río, muy poco además había aprendido sobre pesca. Igual, se lo estaba retando otro solitario. Sería sencillo.

Por cierto, soy...

Fue interrumpido pronto por una voz que gritó, llamándoles la atención. ¡Maldita sea! Puedo reconocer la voz. ¡Estrella de Águila! Se dio la vuelta de un salto, y vio, efectivamente, a la líder junto a un aprendiz. Soltó un siseó, como si estuviese ya acostumbrado a actuar hostil con los gatos de clan, incluso cuando ésta no parecía con motivos directos de ataque. Sólo traía consigo advertencias.

¿La caza está prohibida, incluso para gatos del Clan del Río? —maulló, mirando directamente a los ojos de la gata, y de pronto en la mirada grisácea de Trigo brilló algo indescifrable. ¿Es que ya estaba tan cambiado, que ya ni siquiera lo reconocía su propio clan? Sintió una presión en su pecho, que lo hizo desenvainar sus zarpas en mera cólera y frustración.

Soy Trigo —maulló tajante, como si lo último que dijo fuera sólo un error, y luego le lanzó una mirada al gato negro para indicar que de haber logrado acabar su presentación, hubiera sido más o menos así.
avatar
Aprendiz : Zarpa de Aprendiz
Mentor : Aquel burrito...
Nombre/s Anteriores : Zarpa de Junco
Nombre/s a Continuación : Pan
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 20/02/2016
Localización : Mariconalandia.
Humor : I'm da trashbag

Volver arriba Ir abajo

Re: Aquel lugar que solía conocer [Nébula, Eaglestar]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.