Clan del Trueno
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Río
♂ 00 | ♀ 00
Clan del Viento
♂ 00 | ♀ 01
Clan de la Sombra
♂ 01 | ♀ 01
Clan del Cielo
♂ 00 | ♀ 00

Desvinculados
♂ 01 | ♀ 00
Últimos temas
» ||Eagleshop ◘ Taller de Firmas, Avatares y Hierba gatuna ◘||
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 7:01 pm

» ¡Buenas, soy nueva!
por Zarpa de Jazmín Mar Ago 15, 2017 6:53 pm

» Sake | Ficha
por Zarpa de Puma Sáb Ago 05, 2017 4:51 pm

» Embarazos.
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:52 pm

» Cambios de Rango
por The Master Mar Ago 01, 2017 5:15 pm

» Cambios de Nombre
por The Master Mar Ago 01, 2017 4:46 pm

» GreySmoke [FICHA] -En construcción-
por Greysmoke Lun Jul 31, 2017 4:47 am

Foro basado en Los Gatos Guerreros de Erin Hunter. El contenido de la guías ha sido sacado de la wikia en inglés de Warrior Cats y traducida por el STAFF. Los códigos utilizados han sido sacados de Savage Themes Tumblr y Nymphea. Agradecemos a Foroactivo y Savage Themes por sus tutoriales. Las imágenes han sido buscadas y editadas por Zarpa de Abedul. Foro creado por Blazesoul, Zarpa de Abedul y Silverhawk.

Rosas Acuáticas [LIBRE] (SOLO gatos del Clan del Río y del Clan del Viento)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Rosas Acuáticas [LIBRE] (SOLO gatos del Clan del Río y del Clan del Viento)

Mensaje por Eaglestar el Sáb Mar 19, 2016 7:40 pm

Ah...Ésto si es vida.

Un sonoro ronroneo. El crujido del pasto, quejándose cuando un cuerpo de mucho más peso del que pueden soportar se coloca sobre él, aplastándolo, provocando que se adapte a su forma. Las pequeñas olas que golpeteaban a orillas del rio producían un delicioso y relajante sonido. De vez en cuando se escuchaba el surgir de algún que otro pez a la superficie para volverse a sumergir inmediatamente, tal vez por temor a lo que les podría pasar, o porque el insecto por el cual se arriesgaron cumplió con el objetivo de dejarse servido para funcionarles de alimento.

Un par de ojos esmeraldas, por supuesto, habían seguido cada movimiento. Junto a ellos, los acompañaba una enorme masa de pelaje atigrado marrón, blanco y negro frondoso. Pero la gata que los portaba, simplemente estaba demasiado remolona como para siquiera mover un bigote para cazar presas que prácticamente se les estaban tirando al hocico.

El día estaba sumamente delicioso. Después de haber atravesado la estación Sin Hojas con tantos altibajos, el calor, los rayos del Sol, quien estaba en su punto más alto, acariciando cada fibra de su ser, y mejor aún, la tranquilidad que por buscó por un tiempo, eran sumamente bienvenidos. La brisa se decidía a juguetear con su pelaje, revolviéndolo y dándole escalofríos pues aún contaba con vestigios de la cruda helada en él.

Estrella de Águila había comenzado a, finalmente, relajarse de todo tipo de responsabilidades, al menos por un momento, se ve interrumpida por el resonar de pisadas apresuradas, dirigidas directamente a ella. Como el viento soplaba a favor, pudo identificar a quién pertenecía semejante escándalo. Por supuesto que tenía que ser él. Resollando exhasperada, pues su momento de paz había llegado a su fin, se incorpora con la mayor lentitud que le es posible ordenar a sus músculos, haciendo notorio su enfado a su hermano.

De verdad, Nube de Tormenta. Bien sabías que-

La mezcla de Maine Coon no puede terminar su frase, pues su atolondrado compañero no calculó el paso al que iba y termina atropellando a la líder, ambos cayendo de bruces al suelo. Siseando, Estrella de Águila considera que la situación no podría empeorar.

Hermanito. ¿No podrías tener más cuidado donde pisas?


El negruzco se limita a reir divertido ante la confundida expresión de la atigrada

De verdad, Estrella de Águila. Tantas lunas juntos, ya deberías estar acostumbrada a que nunca deberías bajar la guardia cuando corro hacia tí a semejante velocidad. Relájate, cerebro de rana. Estuve buscándote por todos lados después de regresar de mi patrulla, hasta que Pelaje de Petirrojo me comentó que te había visto retirarte. Me imaginé que estarías aquí y que podrías contar un poco con mi compañía. Desde que nos convertimos en aprendices jamás pudimos tener un momento así...Simplemente para nosotros como familia.— Antes de que su hermana pueda despotricarle como sabía que haría, coloca su rabo sobre los omóplatos de la felina— Bríndale a tu adorado hermano éste capricho.

En el fondo se lo agradecía, realmente lo hacía. Ronroneando a más no poder, le hace un lugar a la estúpida bola de pelos, quedando ambos observando el reflejo de los árboles, las nubes y el sol en la superficie del río, mientras distraídamente comparten lenguas.

Sabes, hay veces en las que me pregunto si tendré la fuerza suficiente como para salir adelante. —Suelta sin previo aviso la atigrada. Su hermano solo mueve las orejas, haciéndole saber que le estaba escuchando.— Todo el mundo parece simplemente no poder -o querer- aceptar mi posición, y tengo que imponerme agresivamente ante ellos una y otra vez. Sabes lo mucho que odio tener que hacer eso...Parece que tengo miles de ojos a cada paso que doy.—Resopla sonoramente— ¿Crees que podré hacer-

Recibe un nuevo golpe por sobre los omóplatos.

Hush. Calla ya, tonta. Te estás haciendo ideas realmente sólo para estresarte. Sí, no voy a negar que los gatos están nerviosos sobre tu capacidad. PERO —repone rápidamente al ver que su hermana había dilatado sus pupilas y las orejas se le habían pegado al cráneo— todos están dispuestos a dar su vida por la tuya. No nos has demostrado que no eres capaz. Todo lo contrario. Creemos en tí. Excepto cuando abres el hocico para decir semejante zandés. Confía en tí misma, como siempre lo has hecho. Y siempre tendrás a tu familia para apoyarte, pase lo que pase. No dudes en hablar con nosotros, si alguna vez necesitas una oreja para andar con blablablás.

Con un ronroneo, el macho lame entre las orejas de Estrella de Águila, incorporándose.

Y yo mejor me retiro, antes que Zarpa de Halcón me coma vivo.— Sentencia, revoleando los ojos— Te juro que no sé por qué me lo has puesto como aprendíz. Es tan...tan...hiperactivo. Quería tener una sesión de entrenamiento hasta que descienda el sol. No sé por qué le hago caso.

Justamente por eso. Eres capaz de seguirle el paso y de enseñarle modales — Ríe la amarronada, también incorporándose.— Yo estiraré un poco las patas y luego, tal vez, vaya a verlos para burlarme de tí. Pero gracias hermano, no sé que haría sin tu apoyo.

Ja. Ja. Ja. Mira cómo me río. — Esta vez el destino de su rabo fue para golpearle sobre el hocico a su líder — Cuídate, tonta.

Viéndolo partir con una sonrisa, Estrella de Águila, habiendo encontrado nueva fortaleza, voltea para dar un par de sorbos al agua. Mas cuando se inclina y saca la lengua, un aroma, diferente al de cualquier gato de su Clan llega hasta sus fosas nasales. Absorbiéndolo, su cerebro le informa, revolviéndose incómodo de paso, que pertenecía a un pequeño gato. Gata, precisamente, del Clan del Viento. Escrudiñando el ambiente y siguiendo a paso lento el rastro, da con su portadora: una pequeña félida negra de frondoso pelaje. Estaba observando fijamente hacia el lado del territorio del Clan del Río. Sentándose y levantando el hocico con aire de importante y poniendo una expresión curiosa, Estrella de Águila se decide a investigar.

Disculpa pequeña, ¿hay algo que te llame la atención de éste lado para que mires con tanto interés — Maulla la atigrada respetuosamente hacia la que suponía sería su interlocutora por un largo rato.
avatar
Aprendiz : ----
Mentor : Piedra Enlodada
Nombre/s Anteriores : Eaglekit/•/Eaglepaw/•/EagleSong
Nombre/s a Continuación : ----
Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: Rosas Acuáticas [LIBRE] (SOLO gatos del Clan del Río y del Clan del Viento)

Mensaje por Eaglestar el Mar Mar 29, 2016 3:46 pm

Que enigmática creatura aquella. Estrella de Águila no puede si no acomodar su posición, anclando sus ancas al suelo, rodeando sus patas delanteras con una frondosa cola marrón atigrada. Ojos esmeralda escrudiñaban un par de atrevidos orbes ambarinos. Escuchó con paciencia, observó cada movimiento. Cuando se acercó más a la orilla del río, pudo ver con mayor claridad la contextura de su interlocutora. Pequeña, aprendiza, con el aroma singular a conejo y hierba del Clan del Viento. No puede evitar arrugar levemente el hocico, intentando no parecer amenazadora, pues el simple pensamiento de que un grupo de gatos pueda sentirse tan seguro en un lugar tan descampado, si las aves de rapiña resultaban peligrosas en medio de los árboles...

Moviendo los bigotes como única señal de quitarse los pensamientos innecesarios, torna las orejas a la negruza. Mientras más palabras escuchaba, más sospechaba de la misma. No puede evitar pasar la mirada alrededor, esperando tal vez divisar el brillo de más pares de orbes brillantes entre la maleza. ¿Por qué tanto interés en cada detalle sobre su Clan? ¿Hambre tal vez? Se fija en el costado de la gata, en busca de señales de costillas sobresalientes. Parecía bien alimentada. Obvio, consideró. Al fin y al cabo, estaban libres de pestes y protegidos por las alas de la Estación de Hoja Nueva. Imaginaría que para entonces, los conejos del Clan del Viento ya habrían salido de sus madrigueras.

Finalmente, para vencer las dudas, y sin mencionar palabra cuando la contraria finaliza con sus preguntas, entrecierra los ojos, se incorpora y parte las fauces para escrudiñar los diferentes aromas provenientes de la zona que las rodeaba. Un conejo, extrañamente sin cambiar pelaje, poseyendo una blancura extraordinaria, el cual pasa corriendo rápidamente por detrás de la aprendiza. No duraría mucho, pensó Estrella de Águila, pues esconderse entre los vivos colores del suelo sería imposible bajo ese manto tan brillante. También percibió el aroma de un petirrojo, localizado en el árbol más cercano tras ella misma, a sus pies más seguramente, pues el constante picoteo contra el suelo indicaba que estaría alimentándose de pequeño invertebrados que escapaban por sus vidas. Una sonrisa se le dibuja en el hocico a la atigrada. El bosque nuevamente estaba rebosando de algarabía y movimiento, reviviendo después de la terrible estación pasada, la cual tenía por costumbre terminar hasta con el tiempo mismo.

Al cerrar la boca, sus afilados ojos divisan un color rojo carmesí en las patas de la gata azabache lanuda. Suspirando, imagina la situación y por qué el hedor a sangre estaba tan presente del otro lado y por qué una aprendiza se encontraría, sola, tan cerca de la frontera entre Clanes.

— Espero la ardilla no te haya dado muchos problemas. Por empezar, casi te lleva de bruces hacia el agua. —maulla finalmente la amarronada, propinándole una lamida a su pata delantera derecha y pasándola por sobre su rostro un par de veces, cerrando un ojo mientras el otro observaba a la pequeña. Frunce el entrecejo y musita con un tono entre amenazador y seguro, incluyendo una pizca de dulzura.— Imagino sabrás que, lo que sea te hayan dicho los Veteranos de tu Clan, si cruzabas ibas a descubrir de lo que somos capaces. Imagino no querrás eso, ¿verdad?

Estrella de Águila no puede evitar preguntarse a sí misma qué era lo que los ancianos comentaban sobre ellos, mas no preocupándose, si no suponiendo lo que exagerarían.

Honestamente, me resulta curioso que dejen a una pequeña como tú tan sola por éstos lados.— Detiene el aseo, volviendo a colocar cómodamente su pata junto a la que ya estaba descansando— Especialmente una que viene con todas esas preguntas. —Intentando no sonar tan imponente, le dedica una sonrisa— Nuestro territorio es tan misterioso como el vuestro, y me temo que no puedo responder a cada punto que planteas. Es divertido tener la capacidad de imaginar. Te invito a que lo hagas. — Señala con su cola hacia los árboles— ¿Qué imaginas habrá allí? — y ahora hacia el río — ¿Y por aquí? He ahí la grandeza de la variedad. De la incertidumbre.

Se extrañó de sí misma, pues estaba repitiendo palabras que su antiguo líder alguna vez le había dicho. Mas por obviedad, no terminó la frase. "Nunca dejes que la duda arremeta contigo, investiga. Pero es sabio aquel quien no mete las narices donde no le incumbe".

Observando el cielo con melancolía, Estrella de Águila se pregunta cómo estaría aquel peludo gato rojizo.

En fin. El día es joven y estoy segura que aún tienes deberes que hacer, ¿cierto? Aunque antes deberías lavarte las patas, la sangre tiende a delatarte con facilidad. —Finaliza, recostándose en el suelo, tomando posición de esfinge, mas descansando las patas traseras al colocarlas de costado. En secreto, tomó esa actitud despreocupada para probar a qué se atrevería la pequeña aprendiza negruzca.
avatar
Aprendiz : ----
Mentor : Piedra Enlodada
Nombre/s Anteriores : Eaglekit/•/Eaglepaw/•/EagleSong
Nombre/s a Continuación : ----
Mensajes : 70
Fecha de inscripción : 04/02/2016

Volver arriba Ir abajo

Re: Rosas Acuáticas [LIBRE] (SOLO gatos del Clan del Río y del Clan del Viento)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.